miércoles, 28 de junio de 2006

MIEDO

Alguien me dijo una vez que cuando tienes miedo de algo, lo que más quieres es hacer que desaparezca, quieres que tu vida vuelva a ser como antes de descubrir que tenías miedo de algo. Quieres levantar un muro y vivir tu antigua vida detrás de él, pero nada sigue igual, no es tu antigua vida, es tu nueva vida rodeada por un muro. Tu elección no es volver a como eran las cosas antes, tu elección es esconderte o ir al fondo de aquello que te da miedo.

(Taken)





11 comentarios:

Xavi dijo...

en ocasiones se es más feliz pensando que con ese muro tu vida ha vuelto.
y si de ser feliz se trata...

Chipsoni@ dijo...

Pues eso, si tu elección es esconderte, por algo lo llaman elección, porque al que la elige le parece la mejor opción, de entre todas las que puede elegir.

Lo mismo un día decides ir hasta el fondo de lo que te da miedo, de lo que ha cambiado tu vida, rascas un poco y ves que no es para tanto... o si, o que mereció la pena aprender a temer eso o incluso que ya no lo temes.

juanjorv dijo...

Los miedos son como las olas. Los hay pequeños y traviesos, tienen su puntillo de alegria y travesura cuando los pasas. Otros son como grandes olas de temporal, enormes paredes de agua que amenazan con tragarte y que te paralizan con su fuerza y su violencia.
Para llegar a puerto tienes que pasarlas las dos. Grandes y pequeñas. Sencillamente no hay opcion.

Bel:-) dijo...

Miedo y vertigo.
Quedarse o irse. ¿Qué hacer cuando no quieres hacer ni una cosa ni la otra?

José Angel dijo...

Si haces un muro, el miedo no desaparece, sigue estando ahí, sólo que no lo ves. Es mejor afrontarlo, aunque sea difícil.

juanjorv dijo...

¿Que hacer?

¡Morir como un heroe!

Chipsoni@ dijo...

Morir!, descansar!... anda que...

juanjorv dijo...

"Morir... Dormir... Tal vez soñar...
Y por un sueño diremos: nuestras aflicciones se acabaron y los dolores sin numero, patrimonio de nuestra debil naturaleza...

¡Sí ahí está el obstáculo! ¡Porque es forzoso que nos detenga el considerar qué sueños pueden sobrevenir en aquel sueño de la muerte, cuando nos hayamos librado del torbellino de la vida!

¡He aquí la reflexión que da existencia tan larga al infortunio!

Porque ¿Quién aguantaría los ultrajes y desdenes del mundo, la injuria del opresor, la afrenta del soberbio, las congojas del amor desairado, las tardanzas de la justicia, las insolencias del poder y las vejaciones que el paciente mérito recibe del hombre indigno, cuando uno mismo podría procurar su reposo con un simple estilete?

¿Quién querría llevar tan duras cargas, gemir y sudar bajo el peso de una vida afanosa, si no fuera por el temor de un algo, después de la muerte, esa ignorada región cuyos fines no vuelve a traspasar viajero alguno, temor que confunde nuestra voluntad y nos impulsa a soportar aquellos males que nos afligen, antes que lanzarnos a otros que desconocemos? Así la conciencia hace de todos nosotros unos cobardes; y así los primitivos matices de la resolución desmayan bajo los pálidos toques del pensamiento, y las empresas de mayores alientos e importancia, por esa consideración, tuercen su curso y dejan de tener nombre da acción.”

Anónimo dijo...

Lei una vez (Walter Riso) que el miedo no duele, es incómodo pero no duele. No hay que esperar que las cosas que nos dan miedo aparezcan, hay que afrontarlas yendo a su encuentro.

srf

Anónimo dijo...

Super color scheme, I like it! Good job. Go on.
»

Teillu dijo...

Lo que escalofría es el miedo al propio miedo...