domingo, 1 de febrero de 2009

Dentro del laberinto

Anoche soñé con labios suaves, caricias sin prisas, besos en la nuca, risas y dedos entrelazados.
Con viajes a tierras lejanas, ciudades grandiosas y también con pueblecitos pequeños, con montañas frondosas, desiertos inconmensurables, rasgos distintos, olores intensos, sabores nuevos.
En ese sueño sabía lo que quería, tenía un rumbo y seguridad en que era el correcto.

No se si algo no funciona bien dentro de mi, no se porque tengo esta continua sensación de huida, de que algo no encaja, de que algo falta y no puedo parar hasta que lo encuentre.

Claro que me detengo a oler las flores del camino en esta carrera sin tregua, en este intento por saberme, en este laberinto y la verdad es que casi nunca me siento culpable...casi nunca.



Hace días que te observo y he contado con los dedos cuantas veces te has reído
y una mano me ha valido.
Hace días que me fijo, no sé que guardas ahí dentro y a juzgar por lo que veo,
nada bueno, nada bueno.

De qué tienes miedo: a reír y a llorar luego, a romper el hielo que recubre tu silencio.
Suéltate ya y cuéntame que aquí estamos para eso: pa lo bueno y pa lo malo.
Llora ahora y ríe luego.

Si salgo corriendo, tú me agarras por el cuello y si no te escucho, grita !
Te tiendo la mano, tú agarras todo el brazo y si quieres más pues, grita !

Hace tiempo alguien me dijo cual era el mejor remedio cuando sin motivo alguno
se te iba el mundo al suelo.
Y si quieres yo te explico en que consiste el misterio: que no hay cielo, mar, ni tierra
Que la vida es un sueño.

Si salgo corriendo, tú me agarras por el cuello y si no te escucho, grita !
Te tiendo la mano, tú agarras todo el brazo y si quieres más pues, grita !


6 comentarios:

Supersoto dijo...

Se sale siempre de los laberintos, siempre lo conseguimos pero se sufre mucho. Tus palabras me han recordado a otro tiempo no muy lejano. Estaba más perdida que tarzan en un geranio, cuando reaccioné me agarré a mi gente y a esa canción, qué cosas!
Sal de ahí pronto!
Un besazo, mona!

Diana dijo...

Efectivamente, de los laberintos se sale SIEMPRE.

A veces te dejas llevar por el olor de las flores y de pronto te das cuenta de que has salido.

Luego te das media vuelta y piensas "joder, si simplemente eran tres puertas frente a mi. ¿Como es que me parecía un laberinto?"

Besos, besos, besos, y GRITA!! ;)

Hyku dijo...

Pues eso, a gritar cuando haga falta, coñoya!

Besos en voz baja

Chipsoni@ dijo...

SuperSoto: Lo antes que pueda, gracias por las esperanzas en un tiempo en que solo se oye hablar de la falta de esperanza. Besotes

Diana: Ya, si ya grito, bien lo sabes tú. Un besazo

Hyku: Sip, a ver si me aclaro la voz y se va a enterar media España. Besos susurrados.

juaxix dijo...

me estoy aficionando a dejarte comentarios, mi tiempo a modo de regalitos sabrosos q te guardes en la patata y te ayuden a salir de los laberintos escabrosos de la vida...
suele pasar q pensamos q hay una espinita clavada en nuestro inconsciente q no nos deja avanzar y sin embargo todo se trata de una ilusión, al final,todos encontramos un truco para meditar,...prestando toda nuestra atención del momento presente a las flores del camino, o a una persona q lo necesita, etc. :)
y sabes? también me recuerda una historia....la de un granjero q cultivaba y se quejaba del mal tiempo, se le presentó un dia dios y le preguntó q quería? a lo cual el granjero respondió, q buen tiempo!, concedido, siempre tuvo buen clima, al recoger la cosecha siguiente encontró las verduras,hortalizas y frutas más grandes q jamás hubo recolectado,ah!,pero al abrirlas estaban completamente vacías!, se preguntaba qué demonios habia pasado si siempre hubo un tiempo excelente...entonces las mismas plantas le descifraron el secreto..."no tuvimos ningún problema, la vida era tan sencilla q simplemente nos aburrimos de todo y nos sentíamos vacias por dentro", jejeje
esa es la historia, bueno,ya la moraleja sabes cual es,no? jajaja
a aplicarnos el cuento!
besos

Angel dijo...

He pasado por aquí.
Te leo
Un saludo