lunes, 7 de agosto de 2006

ADIOS

¿Cómo dejas que alguien se marche?
¿Cómo sabes que está bien que todo cambie?
¿Cómo encuentras la forma de sentirte a gusto
sin que te parta el corazón?

Lo más difícil que puedes aprender en la vida,
es a decir ADIOS.


(Taken)

3 comentarios:

andandare dijo...

Dejas que alguien se marche porque al menos lo respetas.

Si todo está bien o no es algo que se escapa a nuestro entendimiento.

Sentirse a gusto sin que nos partan el corazón es fácil: no amando o amándonos egoístamente. Por cierto, valiente mierda de vida y persona, entonces.

Lo más difícil no es aprender a decir adiós, sino tener que aceptar un adiós por cojones.

Marta Campoy dijo...

Eso es muy dícil además, de ser peligroso para nuestros sentimientos. Las malas rachas, pasan pero si el amor es fuerte, se pasaran...

Chipsoni@ dijo...

Puede que dejando partir a la otra persona le estemos haciendo uno de los regalos más maravillosos que se le puede hacer a alguien, el respeto, la generosidad de dejarlo libre para buscar en otra parte la felicidad que no podría obtener si se quedase.

Algunas veces el amor no es suficiente, por fuerte que sea.