martes, 12 de agosto de 2008

Grande

Estoy un poco acojonada por un motivo por el que no había estado acojonada en toda mi vida: soy una adulta, con responsabilidades de adulta y preocupaciones de adulta.

Mis padres son currantes del mod. Hormiguita v.50’s, siempre ahorrando, incrementando su patrimonio, buscando donde y como invertir mejor sus garbancitos para que a sus retoños no les falte de nada. Los dos de familias humildes, los dos empezaron a trabajar de niños y los dos saben lo que es no darse ni un capricho para que no les falte de nada a los demás, hermanos, padres, abuelos, hijos, etc… Y de ellos dos, de la mezcla de sus carnes, de sus sangres y de su amor, aquí estoy… y digo yo, que aunque ellos se echen las culpas el uno al otro, algo tendré de cada uno.

Me lo han dado todo, de menos a más, caprichos muchísimos, ayuda incondicional, medios para que me sustente por mi misma en el más amplio de los sentidos, amor a manos llenas y la vida acompañada de un susurro de aliento al oído: ‘cómetela, es tuya’.
Todo es eso, todo y aunque yo siempre me he considerado una persona madura para mi edad, nunca he llegado a ser una adulta, hasta ahora.
No os confundáis, que hay mucho adulto inmaduro y viceversa, no estoy diciendo sandeces.

No es que me pase nada grave, es sólo que las cosas que me preocupan son diferentes a las que lo hacían hace un par de años, un sueldo bajo, una deuda seria por primera vez en mi vida, un trabajo temporal en el que se supone que me hacen fija a mediados de octubre (si la crisis no se nos come vivos), poco tiempo libre para viajar y practicar mis aficiones y la finalización de la relación de pareja más adulta que he tenido jamás, ¿que qué significa eso?, pues que estaba vacía de problemas chorras y es por eso por lo que cada vez que alguien me pregunta con cara de incredulidad el porque de nuestra ruptura, si cuando estamos juntos se nota que nos queremos, se me hace tan cuesta arriba dar una explicación que no desnude mi alma y que deje conforme al interrogador/a, por lo que cada vez recurro más a la técnica de ‘perdona, pero no me apetece hablar de ese tema, todavía me resulta demasiado doloroso’, aunque no sea una estricta realidad.

Veo lo bueno y lo malo que me ha aportado todo lo que ha pasado y ahora se que me encantaría encontrar a alguien especial con quien compartir mi vida y por primera vez creo que se lo que quiero de esa relación: amistad, comprensión, detalles, cariño, libertad, sexo, respeto y sobre todo, más que mirarnos a los ojos con amor, mirar con amor en la misma dirección.

Pues eso, que parece que me he hecho adulta de golpe y eso me tiene ligeramente acojonada, porque si hay algo que no quiero perder es mi capacidad de disfrutar cada cosa que me pasa en la vida como si fuera la ultima, mi capacidad de ilusionarme, de sorprenderme, de beberme la vida, de confiar, el gusto por las lineas rectas para ir de un punto a otro y de querer sin guardarme nada.

Grande, no quiero hacerme grande, aunque dentro de mi, siempre lata el alma de un gigante....como siempre digo: si alguien lo ha dicho antes y mejor, para que decir más.



17 comentarios:

Luissi dijo...

Yo les dije a mis padres ya más de una vez que ya podían empezar a pulirse el "patrimonio" que sino tendríamos que hacerlo sus hijos (de momento todo indica a que la familia se extinguirá, sin que nos preocupe)

Mis padres encajarían dentro del mismo modelo, quizá una versión diferente ...

Por suerte o por desgracia, siempre depende de desde donde se mire, "hacerse adulto" no deja de ser otro instante en nuestras vidas que empieza a quedarse atrás desde el momento que lo vivimos. Menos mal que no podemos ponerle etiquetas a cada momento de nuestra vida, sino dejaríamos de vivirla por falta de recursos

Iba a decir "al final todo se reduce" ... pero que coño se yo del "final". En el instante en el que estoy, todo se reduce a vivir la vida, no desde el punto de vista del momento, tampoco desde el futuro y por supuesto no desde el pasado
Vivir la vida desde el punto de vista de nuestra esencia, que digas ... si, esta es mi vida. Por supuesto no lo he logrado todavía ¡aun no me he muerto!

¡buena chipsoni-vida!

FranFelt dijo...

Pues me alegra saber que estás clara en lo que quieres del amor; a tu edad muchas mujeres se enamoran del amor y no de un hombre. Por esa razón muchas esperan años a que cambie y se convierta en lo que sus cabecitas románticas y soñadoras costruyó.

Pues mira, Chipi, no sabía que me leyeras pero no me sorprende porque me hace mucha piel todo lo que relatas, se ve que hay coheción en nuestras formas de ver las cosas.
Espero que compartamos muchas tertulias, ya voy y te agrego a mi blog. Espero ponerme al día con tus relatos en cuanto tenga un tiempecito; veo que tienes tiempo escribiendo.

Chipsoni@ dijo...

Luis, mucho tiempo sin leerte, ni en comentarios, ni en tu blog, ni en ningun parte... ¿buena señal?.

Se que estas en Madrid con tu chica, me alegro y espero que todo te siga yendo genial.

Besitos.

Chipsoni@ dijo...

Pues te descubrí hace poco, a ti y a un grupito de blogs con los que me he reido bastante y con los que me he sentido identificada.

Y bueno, lo de saber que quiero en una pareja se lo debo a mi último relación recien terminada, de la que todavía no he pasado página definitivamente. hasta ahroa lo único que sabía era lo que no quería y ni siquiera todo, asi que vamos avanzando....

Nuria dijo...

No por hacerte "grande" pierdes lo bueno de la vida, solo lo ves de otro color. Lo que hay que intentar es que no nos falte ningún color¡¡¡
Gracias por tus comentarios, ya tienes un flamante enlace a tu blog en mi arco iris.
Bs
N.

Persigue tus sueños por encima de las limitaciones de tus miedos

Chipsoni@ dijo...

Bueno, ya sabes lo que dicen de lo malo conocido y el color por conocer..., jajaja.

Muchas gracias por el enlace y por el consejo ;-)

Pablo dijo...

Yo te doy la enhorabuena por ser mayor, es el mejor estado que podemos alcanzar. Sí que tiene obligaciones que cuando eres pequeño no existen, pero también hay muchas ventajas. Por ejemplo, cuando tienes hambre puedes ir al frigorífico y comer, cuando eres pequeño tienes que esperar que te den el pecho cada tres horas, y sólo tiene leche!!! Al menos un poco de cola cao :-(

Muchos besos y gracias por el enlace que has puesto de mi blog.

Chipsoni@ dijo...

Gracias a ti por pasarte, aunque yo sea mas de coca cola que de cola cao, jejeje.

De nada, me ha encantado tu blog.

Supersoto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Supersoto dijo...

Ánimo Chipsoni! A veces nos gustaría volver atrás o como hubiera dicho La Jurado "que no daría yo por empezar de nuevo". Asusta afrontar ciertas responsabilidades pero, salvo por las hipotecas, somos libres... Además si no nos acordamos de la leche materna es porque tampoco estaría muy buena, pero si nos acordamos de tomarnos cuando nos apetece, en tu caso de una coca cola (o coca tale como dicen los de Gomaespuma), en mi caso una buena pinta de Guinness.
Ánimo con ello! Mucha suerte en tu etapa de grande!

Por cierto, gracias por tus palabras en Supersoto & Friends (La mala hora II). Te he agregado en mi lista de blogs.

Sol dijo...

hola mari!, para mi hacerse adulto fué firmar la hipoteca, fíjate qué chorradez más inmadura.

besos y feliz vida.

Diana dijo...

Ala! que profiláctica has estado en estos últimos tiempos!

Uhm, será prolífica?? ;P

Que potito lo de mirar con amor en la misma dirección. Me ha calado :)

Pues ala, a ver si aparece alguien a quien se pueda mirar con amor a los ojos, y luego que se pueda mirar con amor hacia el futuro.

El chavalito ese con el que estabas no te convenía, ein? jajaja

Besitos!

Chipsoni@ dijo...

Bueno SuperSoto, sospecho que quiera o no, esto no tiene vuelta atrás, asi que.... disfrutemos de la guinness al menos, jejeje.

Chipsoni@ dijo...

Sol, po eso es una de las cosas por las que me he hecho adulta yo, por las deudas adquiridas (en mi caso no hipoteca, pero es pasta) y el rollo de llegar a fin de mes.

Feliz vida a ti tambien ;-)

Chipsoni@ dijo...

Diana, pos mira, profiláctica y prolífica, aunque por un momento te puedan parecer prácticamente antónimos, pueden perfectamente definir a una persona en un mismo momento de su vida ;-)

A ver si aparece, pero aparezca o no, lo que tengo claro es que no quiero otra cosa y en referencia al 'chavalito ese con el que estaba', pos si, supongo que no me convenía, pero lo amaba y joder si cuesta normalizar las cosas y volver a equilibrar el corazón, eh?

Besitos y nos vemos esta tarde, guaoa.

Pete Vicetown dijo...

yo rondo la treintena y sigo sin tener claro si soy o no adulto.
Creo que eso va a ratos.
Hay cosas que no deben perderse.

Un beso.
Pete Vicetown

Chipsoni@ dijo...

Estoy de acuerdo contigo Pete, hay cosas que no deben perderse (en ello estamos) y cosas que se pierden irremediablemente (como dice mi madre: la talla 38 y la inocencia, un vez perdidas son imposibles de recuperar, jajaja), en ello estamos tambien.

Como dijo aquel: "No tengo nada mejor que hacer en la vida, que vivirla"