lunes, 15 de septiembre de 2008

Treintañera

Me he puesto a dieta.

Bueno, algo así, osea, me estoy cuidando mucho el piquito pero intentando hacer de esta forma de comer, mi forma de comer de aquí en adelante y no algo drástico y puntual que me haga adelgazar rápidamente pero que luego me cueste mantener en el tiempo, consecuencia: no estoy bajando rápidamente de peso, pero no me importa.

No es la primera vez en mi vida que hago dieta, pero es la primera vez que me lo tomo así, me explico: en otras ocasiones, me he puesto a dieta porque me sentía mal conmigo misma, con mi físico, mi autoestima estaba jodida, me sentía insegura, me amargaba no poder comprarme ropa en las tiendas que me gustaban y cosas así, ahora no, me siento bien con mi cuerpo, mi autoestima y encuentro ropa mona y por esa falta de estrés por perder peso y de malestar, lo mismo ahora funciona.
Y ahora toca la pregunta, “entonces, ¿por qué estás a dieta?”…. es por las bodas.

Tengo dos bodas seguidas, una en 2 y otra en 3 semanas, no me sienta bien el ‘vestido de las bodas’ y no me apetece gastarme la pasta que cuesta uno para colgarlo en el armario hasta la próxima, que puede ser fácil dentro de un par de años…. bodas!!!

Una de ellas es de un compañero de trabajo: en mi mesa, mis 3 jefes con sus mujeres, mi compañero soltero y yo. Va a ser un coñazo fijo, no conozco a nadie y la conversación ya sabemos todos en lo que va a basarse. Lo bueno: nadie va a hablar de mi vida privada y la boda es en la quinta puñeta y así no podré beber y no haré cualquier chorrada delante de mis jefes.

La otra es peor, es familiar, y ya se sabe lo que pasa en las bodas familiares cuando pasas de los 30 y sigues sin pareja, primero te hacen un tercer grado y después intentan celestinearte con todo conocido soltero en un radio de 2 kilómetros de diámetro familiar. Pero ahí no queda todo, esta vez va a ser peor, porque todo el que se enteró del hecho de que he tenido pareja en el intermedio entre boda y boda se lo va a contar a todo el que pueda y así sucesivamente hasta que llegue a alguien con la suficiente cara como para torturarme un ratito…. ¡ojú!, me voy a comer un helado… ¡que no, que es bromaaaaa!


El video no tiene mucha calidad... ni la voz de autor, pero la letra es divertida.


16 comentarios:

La candorosa dijo...

Otra opción es, disculparse ¡¡y no asistir a ninguna de las dos bodas!!!

Eso si, cuidarse en las comidas, brindará beneficios saludables.


Saludos!!

SOMMER dijo...

Venga ya¡¡¡¡¡
No te pongas a dieta que no lo necesitas. Cómete todo lo que pongan en la mesa, bebe todo lo que te apetezca, baila hasta reventar, ríete de tus jefes y con tus jefes.

disfruta de la vida ¡¡¡¡¡¡¡¡ que son dos días...

Y con los familiares que quieren hacer de Celestinos, no hay nada mejor que decirles: No quiero compromisos, yo sólo follo. (Seguro que no vuelven a intentarlo)

Besos guapa.

Chipsoni@ dijo...

Pues mira Candorosa, es que no hay disculpas para no asistir a ninguna de las dos, una porque es familia cercana y tendría que mentir directamente a mi madre diciendole que estoy enferma, lo que la haría venir a visitarme super preocupada y no me mola nada mentir usando esa excusa y la otra es que se casan el viernes por la tarde y trabajamos hasta las 2:30 todos juntos (menos el futuro novio, claro).

Por lo tanto, a cascarla, no tengo mas remedio.

Pero creo que si que me voy a sentir mejor cuidando lo que como, la verdad.

Chipsoni@ dijo...

Sommer!!, ya te digo que el único problema es el vestido de las bodas, que no me cabe y un vestido de bodas es carísimo.

En lo que a los familiares se refiere, es mejor aguantar el tirón, que la comidilla de años recordando la burrada que le solté a fulanito de tal o lo que es peor, que me tomen la palabra y me busquen un 'folla-amigo', cosa que tampoco quiero!!!!

Nada niño, que hay veces en la vida que hay que tragar y aguantar el chaparrón y las bodas son unas de esas veces.

Pablo dijo...

Con lo que me jode a mí ir a una boda!!!

Bueno mujer, aguanta como puedas y si no estás bien te escaqueas a la primera de cambio.

Suerte con tu dieta!!! Cuéntanos si al final te sirve el vestido o no.

Chipsoni@ dijo...

Eso haré, me largaré lo mas rapido posible, vamos, en cuanto no quede chirriante.

Ya os contaré que tal el vestido.

Félix dijo...

Ay, las mujeres lo que sienten unos centímetros y uno se cansa de decir lo bonitas que están para nada.

Cómprate otra vestido, uno impresionante y que se les olvide lo de tu pareja a las cotillas (y que los cotillos se te abalancen).

¡Suerte!

Muy divertida la canción.

Javi dijo...

1. Me creía que era el blog de Topacio.
2. Eres un ejemplo de cómo hay que tomarse las cosas.
3. Cuando pasen las bodas, me avisas y te ayudo a recuperar los kilos.
Y 4. Er robocó.

objetodedeseo dijo...

Hola Chipsoni o casi mejor Sonia. No conocía tu blog y cuando he entrado y me he encontrado con el video de la treintañera me ha parecido buenísimo. Tienes toda la razón de que en las bodas la gente agobia a los treintañeros solteros con la preguntita de turno :¿y tú cuando te casas? Pero no te creas que en otras etapas no hay también agobio con otras preguntas. Yo ahora estoy en la etapa de: ¿y para cuándo el niño?

Un beso, Jordana.

Chipsoni@ dijo...

No, para nada no Felix, que a mi me encanta que me echen piropos y si no fuera porque no me cabe ni la mitad de la ropa de mi armario y estoy chunguisima de pelas, lo mismo me lo tomaba con mas calma... ¡espera!, si ya me lo estoy tomando con calma, jajaja.

Chipsoni@ dijo...

1) Uhmmm, ¿quien es Topacio?

2) Ya lo se, msoy asi de estupenda, pero, una preguntilla tonta (hasta las estupendas tenemos momentos de lapsus, jajaja), ¿exactamente a que te refieres?.

3) Yo te avisaré, pero estoy pensando que lo mismo cuando me quema mi armario al completo, no me va a apetecer que me deje de caber, aunque te dejo que me invites a una mariscada y lo intentes ;-)

4) Er Robocó II

Chipsoni@ dijo...

Pues nada Jordana, mucha paciencia para tu próxima boda.

¿A que es buenisima la cancioncilla?

Nuria dijo...

Chipsoni@,
Tienes razón, estas son cosas que pasan solo a las treintañeras...a mi con 20 estas cosas ni de coña¡¡¡
Y lo de las bodas, lo mismo te sorprendes y te lo pasas bien y todo
Ya nos contarás
Bs
N.

Chipsoni@ dijo...

Pues imagino que con 20 no Nuria, per con 20 y no muchos, dependiendo del tiempo que lleves con pareja ya empizan a darte la vara, eh?

Y en lo referente a pasarlo bien, adoro las sorpresas, pero en este caso, me temo que va a ser que no.

Encantada de que te pases por aquí.

Javi dijo...

1. Una telenovela de cuando el mar muerto estaba enfermo
2. A que te tomes con humor (y no agobio) la situación que te espera en las bodas
3. Coño. Me va a salir más caro que adelgaces a que engordes.
4. Er maikejason

monsters&jhonsons dijo...

Las bodas deberian de estar prohibidas...en vez de arroz ahora tiro garbanzos!! Para otra vez finje que estas poseida antes de entrar a la iglesia, y si alguna vez te presentan a alguien (y no te apetece), pues le dices que estas a tratamiento con antipsicoticos...pero que tu, encantada!!