viernes, 10 de octubre de 2008

Mi Cama

Adoro mi cama.

Se que puede sonar rarito, pero es que antes tenía una pequeñita y la primera noche que dormí en ella me pareció un regalo de los dioses, digo yo que algo de verdad habita en las palabras de mi madre cada vez que me dice aquello de "tú siempre has sido una disfrutona; desde pequeñita".

Pues si, lo soy y mucho, me gusta vivir, me gusta la buena comida y el buen vino, me gusta pasear en días soleados y el olor de esos días cristalinos, frescos y blancos. Disfruto como una enana los 2 minutos antes de que empiece una peli en el cine, cuando tengo un libro entre mis manos, recién comprado y voy camino de casa y cuando lo abro y lo huelo.

Me encanta la música, los conciertos, cantar y bailar hasta caer rendida y afónica, me emociono, doy saltitos de alegría y se me iluminan los ojos (hasta el punto de arrancar una carcajada en amigos que observan la escena) cuando veo algo que me gusta, ya sea un cuadro, un paisaje, un monumento, ... podría seguir la lista hasta el infinito y más allá!!

Pero es que mi cama es especial, fue amor mutuo, nos adoramos desde el primer contacto. El primer día que me introduje entre sus sabanas de algodón, suaves y recién lavadas y abracé su almohada de plumas, sentí como si me abrazara y dormí como si fuera el sitio donde debí haber dormido toda mi vida ... y luego eso pasó.

Durante muchos meses dejé de sentirla una amiga, muy al contrario, acercarme a ella me producía ansiedad. Sólo cuando un profundo cansancio me invadía era capaz de relajarme sobre ella y en cuando este cansancio me abandonaba levemente, me pinchaba hasta expulsarme, como si ya no me quisiera.

...hace 4 días que vuelve a ser la misma, que me vuelve a arrullar entres sus sábanas (y el edredón finito que ya le he puesto) y hace dos días que he empezado a poner el despertador 10 minutos antes de la hora, sólo para retrasarlo 10 minutos y volverme a dormir (esta costumbre me la pegó E en Egipto, mira que protesté, pos al final le cogí el gustillo, jejeje) .

No se si yo seré la misma, supongo los seres humanos (digo yo que será por el hecho de no ser camas), nunca volvemos a ser los mismo en función de las cosas que nos van sucediendo a lo largo de nuestra vida y aunque no siempre nos parezca positivo, menos positivo sería no evolucionar (seríamos camas, sin menospreciar a mi queridisma cama), pero que ella vuelva a serlo es muy buena señal, estoy en el buen camino: doy por superada esta crisis camasiense y prometo no guardarle rencor por el tiempo en que no me quiso.



¿Os he dicho que adoro mi cama?

6 comentarios:

Luissi dijo...

A mi me pasa algo todavía mejor que el hecho de que adore mi cama (que me encanta)
Es que mi chica ¡la adora más que yo!
Eso hace que todavía la quiera un poco más ... a mi cama, me refiero

A mi chica la quiero por ser ella, y sin medida ;)

La candorosa dijo...

La vida se ha hecho para ser disfrutada.
Y cada uno de nosotros lo hará con aquello que más le guste.
Nada no debe impedir ser felices disfrutando de cosas sencillas!!!!

(También amo mi camaaaa!!! ajajaa)

Besotes!!

Pablo dijo...

Yo hago lo mismo con el despertador y nadie me entiende!!!

Aunque yo lo pongo mucho antes de diez minutos y, por lo tanto, doy mucho más por culo que tú...

Besos

ninfasecreta dijo...

Te entiendo perfectamente... Mi maravilloso colchón Thempur me ha dado tantos momentos de autoarrullarme que el´pastón que me costó lo valoro cada vez que me meto dentro...

Cuando me separé, una de las cosas que más me fascinaba (y sigue fascinando) era tenerla para mí sola. Me encanta dormir sola con mi cama. Me ha sido más fiel que ningún hombre y más reconfortante que muchos abrazos (todos no, tampoco mi cama ha llegado a ser el nirvana).

Y, teniendo en cuenta que es la única que duerme conmigo desde hace años sin arredrarse, es una de mis mejores amigas.

Con la sin par andaluza y una gallega muy especial.

Descansa bien, disfrutadora (cómo me suena eso...)

ninfasecreta dijo...

Luissi, te odio... ;)

Chipsoni@ dijo...

Luisi: Bueno, me alegro de que te guste mas tú cama desde que la compartes con tu amada, yo por si las moscas no tengo pensamientos de volverla a compartir, no sea que luego me vuelva a dejar de querer.

La Candorosa: Totalmente de acuerdo contigo, nada nos lo debe impedir, aunque las circunstancias a veces nos lo intenten.

Pablo: Yo si que te entiendo, pero tambien es verdad que mas de dos apagadas y vuelta a dormir es sadismo si no estas solo en la habitación, eh?

Ninfa: ¿Ta gustao lo de 'disfrutona', no? ;-)