martes, 20 de enero de 2009

Corazones

A casi todo el mundo le cuesta abrir su corazón.

No hay nada mas aterrador que entregarlo para que alguien se lo pueda comer con patatas o simplemente romperlo sin darle demasiada importancia.

Algunos dicen que lo han hecho cuando en realidad se reservan un poco y otros lo hacen pero se callan el regalo por miedo a que el objeto de su amor, conocedor de su poder no sepa usarlo con sabiduría o bien se le suba a la cabeza.

Cada persona, en cada momento actúa según puede o cree poder hacerlo con las herramientas de las que dispone en cada momento.

Difícilmente se repiten momentos puntuales en la vida de las personas, ni que decir tiene en la de 2 personas diferentes, ahí radica la dificultad de meternos en piel ajena al 100% y sólo la tolerancia y el respeto nos puede facilitar el entendimiento, de ninguna manera esperar que nuestras reacciones o pensamientos ante una determinada situación son las correctas y cualquier otra es una enajenación de la realidad.

No a todos nos resulta sencillo abrir nuestro corazón, exponerlo, pero hay una cosa que anida en lo más profundo de todos los corazones, hasta del mas cínico, hasta del mas inconsciente, hasta del mas aterrado y eso es encontrar a esa persona ante la cual desprenderse de todo disfraz y poder abrir nuestro corazón, sin tapujos ni medias tintas.

Para unos ese corazón debe ir acompañado de un cuerpo joven y en forma, para otros de una cara bonita, para otros de un carácter domable, para otros de un alma inquieta o artística o de un impulso deportista o de una gran inteligencia. Otros necesitan que venga sin lastre, otros se “conforman” con que ese corazón ajeno sea lo suficientemente grande como para albergar al suyo propio. Todas las necesidades son respetables.

Cada uno espera que antes o después, aparezca alguien que encaje en su corazón, en tu mente y en tu cuerpo, como piezas de un puzzle mágico, hasta los que lo ven tan complicado que por propio miedo a la decepción prefiere repetirse a si mismo, cuanta veces sea necesario, que se está mejor solo, que el amor no es importante y que prefieren vivir una vida de aséptica soledad antes de enfrentarse al dolor de un desengaño. Hasta esos.

Todos anhelamos amar y ser correspondidos, hasta los que lo niegan y yo ni siquiera lo niego.

Me encantaría volver a enamorarme y volver a vivir una relación de amor correspondido y creo que hay muchos hombres que merecen la pena, no creo que sean todos iguales y blablabla.

Lo que sucede ahora mismo es que no debo empezar una relación, ni siquiera carnal, por varios motivos además de porque siento que tendría que forzarme bastante para no jorobarla y que las cosas fuesen fluidas y he decidido que ni quiero fastidiar a nadie, ni quiero esforzarme mas allá del esfuerzo "normal" que requiere una relación.

Me quiero enamorar e ilusionarme, claro que si, se que tengo la capacidad para hacer feliz a otra persona y generosidad para entregar completamente mi corazón pidiendo muy poco a cambio, aunque en mi caso me cueste más exteriorizarlo claramente.

Lo he hecho antes y no hay nada que me diga que no podré volver a hacerlo, pero cuando llegue llegará. Cuando me toquen el corazón, me lo tocarán. No pienso precipitarme aunque me tachen de “ida”.

No estoy menos "lúcida", ni tengo ninguna fijación por no tener nada con nadie, es tan simple como que no quiero entrar en la vorágine de la mercadería nocturna y si, creo firmemente que hay hombres que valen la pena y muchísimo, conozco a muchos, sean de mi tipo o no, no creo que sean todos cobardes y/o mentirosos y si, pqrrq es uno de ellos y al que me lo toque a él o a su recuerdo, me lo como.

La verdad es que siempre he sido un tanto (o un mucho) reactiva en lo que a la protección de mis amores se refiere, fue una de las pocas cosas que me negué a trabajar en el curso de Educación de las Emociones, porque es parte de mi, no lo permito, no quiero, punto. Me da igual con que intención se haga eso de tirar a la cara una verdad que se cree absoluta aunque sólo se conozcan retazos que se interpretan con los limitados recursos de una mente (cualquier mente), con la finalidad de abrir ojos, para ayudar a una amiga o para acelerar una apertura de piernas.

Simplemente no, esta soy yo.

No necesito ayuda, sólo tiempo.

(imagen 1 no firmada)

(imagen 2 propiedad de Marcos Taracido)




8 comentarios:

Hyku dijo...

Pues tiempo y pausa en el camino, que las cosas buenas suelen llegar sin sentarse a esperar.
Ya puestos, en ese estado que describes, a veces el corazón se queda en su cajoncito pero tal vez necesites alguna otra parte corporal, como estómago para aguantar ratos, cabeza para recordar sonreír e incluso un hígado para enjuagar recuerdos.
El mío está casi a estrenar, si te hace falta me lo pides...
:-)

Besos por partes

tu dijo...

Vísteme despacio que tengo prisa.. que dice el dicho.

lo de precipitarse mejor dejarlo para los compuestos químicos, y tú antes que nadie, tu bienestar y tu ritmo, quien te quiera, que se lo curre.

besos mil

ninfasecreta dijo...

Por la parte que me toca, creo que te has tomado como un ataque personal algo que es una opinión, acertada o no, pero una visión diferente de la realidad.

A veces, aunque los demás se equivoquen, pueden ofrecerte una´visión que tú no tienes de ti misma y que, aunque no sea el fondo de la cuestión, es la que proyectas.

Y es hermoso proteger a los amores pasados pero no perder amigos por ello. Los amigos yerran, pueden ser demasiado vehementes pero, si son de verdad, no hace falta estar de acuerdo todo el tiempo. Seguirán siendo tus amigos y, créeme, a la larga, es mejor un buen amigo metepatas que un mal amor pasado.

Yo te sigo queriendo mucho.

ninfasecreta dijo...

O un buen amor pasado, me da igual.

Mamots dijo...

Tiempo al tiempo guapa.

besitos

ninfasecreta dijo...

Ya hemos hablado por mail. No sé si sigues pensando igual. Tú dirás.

Chipsoni@ dijo...

Mamots: Eso digo yo, tan dificil no era, verdad?.
Besos

Chipsoni@ dijo...

Hyku: El hígado te lo voy a aceptar, si lo ofreces de corazón ;-)

Besos apartados.

tu: Eso digo yo.

Otros mil besos para ti.

Mamots: Eso digo yo, tan dificil no era, verdad?.
Besos

ninfasecreta: hemos decidido tener la fiesta en paz y dejar pasar algo tiempo y aquí está mi granito de arena.