martes, 13 de enero de 2009

Martes y trece

Bueno, voy a contaros un cuento que me contó el otro día mi amiga D, a joderse toca, no haber entrado al blog.

Erase que se era un pequeño pajarito que andaba volando (ya, yaaaa, debía escribir volaba, volando, pero dejadme alguna licencia poética) por esos cielos azules y limpios, contento, piando y regocijándose de su suerte, de su libertad y de su felicidad, cuando de repente estalló una increíble tormenta.
Lamentábase para sus adentros mientras era llevado y traído por vientos huracanados, sintiendo sus plumas mojadas por la intensa lluvia, que el frío estaba prácticamente helando y pensaba el pobre animalito que su suerte no podía estar peor.
Mientras, intentaba protegerse de la lluvia, el viento y el frío debajo de un árbol, cuando de repente, un gran lince que estaba subido a una rama se le cagó en to lo alto y lo medio mató despanzurrado contra el suelo.
Así se encontró de repente, semi inconsciente, todo cubierto de caquitas, mojado y helado.
Cuando al fin nuestro pajarito recuperó por completo la consciencia tras el batazado recibido por semejante majada, que según calculaba él, por el tamaño de su chichón (aunque no lo notaba mucho por el frío), debía ser del doble de su peso, comenzó a llorar amargamente, totalmente alucinado del asquerosísimo giro de los acontecimiento, cuando de repente empezó sentir como el agradable calorcito que desprendía el zurullo, lo revivía poco a poco.
Tal fue su contento, que la avecilla comenzó a cantar de pura alegría, agradeciendo porque no todo estaba perdido, que no todo era tan malo y que después de eso, seguro que salía adelante, sabiendo de seguro valorar mucho más los buenos momentos que regala la vida, cuando de repente el lince oyó el ligero cantecillo, salto de la rama y comenzó a dar zarpazos entre sus propias haces, hasta que descubrió al pajarito y se lo zampó de un solo bocado.

1º Moraleja: Por mal que te vayan las cosas, siempre te puede caer mas mierda encima.
2º Moraleja: Si estas de mierda hasta las orejas, pero estás calentito, ¡cállate!.

(Imagen de , en http://trastras.blogspot.com)

9 comentarios:

tu dijo...

ains... qué desazón.... no había posibilidad de otro final?

Chipsoni@ dijo...

Esto no es un cuento americano, donde todos los finales son felices ;-)

Hyku dijo...

Es una fábula conocida...pero viene bien recordarla

Besos contados

Angel dijo...

La primera moraleja me recuerda una de las leyes de Murphy. Y la segunda no me recuerda a nada, me es totalmente novedosa y me gusta:directa, clara, objetiva.
Y a mi perro el que me roba el protagonismo en el blog que llevamos a medias le ha encantado esta historieta aleccionadora.
Un saludo.

Chipsoni@ dijo...

Hyku: Pues yo no la conocía hasta que el otro día me la contó mi amiga. No obstante estoy contigo, estas cosas van bien recordarlas de vez en cuando.

Besos conocidos.

Angel: Como bien dices, podría ser perfectamente una ley de murphi si no fuera por un pequeño detalle: te da un consejo en positivo.

Recuerdos para tu perro ;-)

Diana dijo...

Que imagen más bonita para el pajarito! :)

Chipsoni@ dijo...

A que si?
Y el cuento, ta gustao? ;-)

Anónimo dijo...

Hello

It is my first time here. I just wanted to say hi!

Anónimo dijo...

hi everybody


great forum lots of lovely people just what i need


hopefully this is just what im looking for, looks like i have a lot to read.