lunes, 25 de mayo de 2009

DE CABEZA

Los iguales terminan por juntarse.
Digan lo que digan sobre los opuestos,
los iguales se atraen...

(Jeannette Winterson)



... llego al borde del trampolín, me asomo, evalúo la altura, me preparo.

Puedo tirarme DE CABEZA, vencer el vértigo...
ó ser incapaz de hacerlo, a pesar de intuir cuánto ratos buenos me esperan abajo.

Puedo intentarlo una y otra vez y terminar postergándolo,
ó pedir ayuda a alguien para que me espere abajo con los brazos abierto,
ó necesitar un buen empujón para paliar el arrojo que me falta.

Puedo, sencillamente, sentarme a observar, desde la altura, desde otra perspectiva, lo que la vida me ofrece: nuevos encuentros, desencuentros, amores, desamores, complicidades... nuevos conflictos que (para no variar) me traerán DE CABEZA.
(Teresa Nieto)

Puedo incluso convencerme de que lo que me espera abajo no es nada especial,
convercerme de que no vale la pena, de que no compensa,
de que arriba se está felizmente seguro,
ó puedo dejar de hacerlo.
(Chipsoni@)

2 comentarios:

Félix dijo...

A veces, hay que hacer las cosas no por lo que compensan sino porque hay que hacerlas.

Chipsoni@ dijo...

O por el subidón de adrenalina, o por curiosidad o simplemente por demostrarte a ti mism@ que tienes el valor necesario.

Que compense o no suele ser mas una excusa para no hacerlo que un motivo para hacerlo.